Envidia de verano

Llega el calorcito y con él un montón de cuestionamientos sobre los desmanes gastronómicos del invierno. Todos los años pasa igual, unos kilitos de más por la sobrecarga de guisos, salsas abundantes que pueblan unas pastas, rellenas obviamente, el heladito a pesar de los 0°, y unos cuantos chocolates que van dejando sus huellas. Ni hablar del bronceado nulo, un color que roza el amarillo. "¡¿Qué susto, esas son mis piernas?!", ¿cómo se hace para portar una pollera con toda esa blancura junta?, y los pies! esos objetos olvidados que las botas y las pantuflas se encargaron de ocultar durante seis meses, no están aptos para lucir un par de sandalias con glamour, "pero las uñas están pintadas de un lindo color", mmm...no, no queda bien el tono fantasmita con esas chatitas abiertas que dejan al descubierto el encierro invernal. Y la ropa... la ropa de verano está arrugada en algún lugar del placard, o en el cuartito cachivachero, de hecho, mucho de eso ni siquiera está apto para usar, y los precios de algo nuevo, cuando cambia la temporada, están lejos de las posibilidades de mi bolsillo.
La verdad es que para mí la realidad es esa, el cambio de estación, del invierno a la primavera, ¡me da vértigo!. Sin embargo noto que hay chicas que ni bien el termómetro marca unos grados más, parecen salidas de la trilogía spa/sol pleno/depiladora, porque lucen impecablemente una pollera que parece sacada de una producción de Oh la lá, se nota que es nueva, y ¡hermosa!; tienen un color agradable en la piel, casi tostado, sin llegar a ser ese anaranjado de cama solar; están perfectamente depiladas y no se les nota un gramo más de grasa en el cuerpo. Otras lucen unas calzas al cuerpo, dejando entrever unos glúteos fortalecidos y unas piernas que despiertan envidia. Envidia, sí, ¡totalmente! ¿me pueden explicar cómo hacen estas chicas para sobrevivir al invierno sin que se note?
Eso sí, en caso de que usen autobronceante no se olviden de esos lugares que quedan visibles, como los pies. ¡Qué no les vaya a pasar como a Lindsay Lohan en esta foto!.



2 comentarios:

ceci dijo...

Ja!!! A mí me pasa igual que a Lindsay! Pero no por el autobronceante, sino porque mis pies, por más sol que tome, permanecen blanco Ala (o Ace, que es lo mismo). Tu post es muy sincero y cierto. Pero no te olvides que esas minas que ves, mientras vos trabajás en la ofi o escribís cosas lindas en tu blog, están en la cama solar o en el gym. Además estás divina, dejate de hinchar! Te quiero!!!

javier dijo...

nunca le hubiese mirado los pies...

jajaa