Queremos tanto a Gus



Esta mañana no evité las lágrimas, de hecho no las pude contener, hicieron todo para salir de manera impulsiva y yo tampoco me resistí. Pero todavía sigo sin poder caer en la cuenta de lo que le está pasando a esta persona, no quiero creerlo. Sólo quiero creer en que hay chance de que mejore, que salga para adelante, que active su fuerza natural porque amamos esa locura que dejó su cicatriz en nosotros; por él cruzo los dedos para que cruce el puente y vuelva a deleitarnos con sus canciones y esa maravillosa voz.



1 comentario:

ceci dijo...

Sí, eso. Crucemos los deditos!